Mascotaclic.com

Calicivirus Felino

En el post de hoy vamos a hablaros del calicivirus felino, al igual que sucede con la infección herpética, el contagio del calicivirus felino se produce por contacto directo y a través de partículas de saliva, lágrimas y material patológico eliminado por gatos enfermos.

El Calicivirus Felino es un virus que produce una enfermedad respiratoria que puede variar desde leve a grave. Los gatos se infectan al inhalar o tragar las partículas víricas y los signos pueden aparecer de 2 a 10 días después de exponerse al virus. Los signos precoces son nariz y ojos aguados, estornudos, depresión y falta de apetito. A veces se forman ulceras en la lengua y en el paladar duro y la mayor parte de los gatos babean mucho. La enfermedad dura entre 1 a 4 semanas. Aunque la mayoria se recupera, hay casos que no. Los gatitos pequeños son los que pueden llegar a estar gravemente afectados. Algunos gatos se recuperan de la enfermedad en su fase incial, quedando como portadores y eliminando virus durante  durante semanas o incluso años.

El Calicivirus es un agente con una variabilidad genética patente, de hecho, a día de hoy se desconoce con exactitud la cantidad de cepas existentes en el campo.Esta cualidad junto con su capacidad de supervivencia en superficies inertes, y la fase de latencia que suele desarrollar en el animal, hace que esta enfermedad infecciosa sea la más frecuente en la especie felina. De aquí, que lo importante sea conocer las distintas manifestaciones de la enfermedad para procurar un tratamiento y seguimiento adecuado para el paciente.

La infección por Calicivirus Felino (FCV) provoca clásicamente una enfermedad oral y respiratoria muy frecuente en gatos de todo el mundo. El FCV pertenece a la Familia Caliviridae y al género Vesivirus. La estructura del virión consiste en una cadena positiva simple de ARN, de pequeño tamaño y sin envoltura. Al ser un virus ARN, la aparición de errores en la duplicación viral es muy frecuente. Ello es fundamentalmente a la baja fidelidad de las copias de ARN a las que da lugar la enzima ARN polimerasa del virus. La consecuencia de este fenómeno es un elevado índice de evolución de los FCV, que se calcula en aproximadamente un 2-4 % anual, y ello les confiere una gran capacidad de adaptación y exploración de nuevos entornos. Este alto grado de variabilidad es la razón por la que la definición de cepa en el caso de los calicivirus ha generado no pocas controversias.

Actualmente se considera que un FCV pertenece a una cepa diferente cuando se detecta un cambio de más de un 20% en las secuencias de nucleótidos de la región E de la cápside. La cápside del FCV tiene una importancia crucial, ya que posee la proteína que reconoce al tipo de célula del hospedador necesaria para la replicación viral. Asimismo, contiene la información antigénica más importante para la respuesta defensiva del sistema inmune del gato. La alta tasa de mutación del FCV es la razón por la que han sido descritas gran número de cepas, cada una de las cuales posee diferente grado de patogenicidad. Esa podría ser una de las causas de la gran variedad de cuadros clínicos descritos en gatos infectados por FCV. Se ha demostrado inmunidad cruzada del gato frente a diversas cepas. Pero aún así, un mismo gato podría infectarse sucesivamente con cepas distintas y padecer varios cuadros de gravedad variable. No hay ninguna cepa que haya demostrado proteger frente a todas las cepas de campo conocidas. De hecho, se sospecha que con el paso del tiempo, muchas cepas vacunales van perdiendo eficacia debido a la presión epidemiológica de las nuevas cepas de campo.

Por otro lado, la alta variabilidad del FCV ha definido el término de quasiespecie: se definiría como toda la población del FCV que infectan a un gato y que poseen ligeras diferencias genómicas y muy probablemente. Las consecuencias más importantes de la gran variabilidad de este tipo de virus son: 

Se replica normalmente en las celulas epiteliales de las vias respiratorias superiores.

El grado de prevalencia en una población felina es proporcional al número de individuos; en grupos de gatos caseros poco numerosos, suele haber una incidencia del 10%, en colonias de muchos gatos y poco controladas, la prevalencia del FCV puede llegar hasta el 25-40%. Existen dos vías principales por las que un gato puede contagiarse de calicivirus: 

ESTORNUDOS

El aerosol formado por  los estornudos  podría tener un papel en la infección, pero el volumen tidal del gato es muy bajo como para crear gotas que persistan en el aire. Aunque se han detectado Calicivirus felina en orina, sangre y heces de los gatos infectados, estas no se consideran vias de contagio importantes.

Indirectamente por: Comederos, bebederos y objetos que pertenezcan al ambiente del gato pueden impregnarse de secreciones donde el FCV se mantiene activo hasta 28 días. Es la vía de contagio más importante en clínicas veterinarias, lo cual nos obliga a tener un diseño de protección cuidadoso.

El Calicivirus genera estados de portador entre los gatos afectados. A diferencia del FHV-1, con quien comparte nicho biológico en muchos casos, el gato que contrae calicivirus lo excreta continuamente durante su enfermedad e incluso tras la curación, y lo puede hacer durante unos 75 días. Esto sucede en aproximadamente el 80-85 % de los gatos que padecen la enfermedad. El otro 15-20% puede quedarse como portador sano y eliminar durante toda su vida partículas víricas infectantes al ambiente, aún sin padecer enfermedad. La presencia de retrovirus asociados a FCV en un mismo gato empeora el cuadro clínico y prolonga el tiempo excreción viral.

Una vez que el virus entra en el organismo del gato, se produce una primera replicación viral en la oro faringe. A partir de ahí, el FCV se disemina por toda la oro faringe y puede incluso a replicarse en nódulos linfoides, riñon, pulmones, articulaciones y cerebelo. Tras esta fase, suele volver nuevamente a la oro faringe, donde son eliminadas gran cantidad de partículas virales activas por las secreciones nasales, lágrimas y saliva. La aparición de signos clínicos coincide con esta segunda fase oro faríngeo , y suele suceder entre los 2 y 10 días tras la infección.

La infección por FCV puede manifestarse en el gato mediante una enfermedad aguda o crónica, dependiendo de qué tipo de cepa la provoque o la respuesta inmune del hospedador. En los últimos años se ha descrito un cuadro muy grave de enfermedad sistemática provocado por cepas hipervirulentas de FCV y que se escapa de la clasificación clásica de cuadros clínicos asociados a este virus. Directamente a partir de otro gato infectado. Los gatos que padecen calicivirus la transmiten por las secreciones nasales, las lágrimas y la saliva, normalmente por contacto.

El Calicivirus es una familia de pequeños virus no envueltos que poseen un genoma de ARN y una cápside sencilla proteica, miembros de esta familia incluyen los virus del exantema vesicular de los cerdos y virus de la enfermedad hemorrágica de los conejos.

Los gatitos deben recibir la primera vacuna a las 8 semanas de vida y el refuerzo al mes. Los gatos adultos deben ser revacunados anualmente. La vacuna solo previene contra un tipo de calicivirus felino, pudiendo el gato infectarse con otro serotipo vírico (virus de campo).

El Calicivirus Felino es un virus ARN. Existe un gran número de cepas con notables diferencias serológicas y antigénicas, aunque muchas muestran reacción cruzada compartiendo antígenos comunes. Todas las cepas se pueden considerar variantes de un solo serotipo.

Este virus es inactivado a 50*C  durante 30 minutos, y a diferencia del herpes, el virus puede permaneces infectante durante 10 días a temperatura ambiente y puede sobrevivir hasta 4 años  a 65*C. Es resistente al éter y cloroformo, y es estable a un ph de 4. El hipoclorito de sodio al 0.175% lo inactiva rápidamente .

Algunas cepas de FCV provocan fiebre y cojera en algunos gatos jóvenes (este signo puede verse ocasionalemnte tras la vacunación frente al virus.) Los gatos afectados se recuperan a los pocos días, auqnue podrían necesitar la ayuda de analgésicos mientras duren los síntomas.

Recientemente se ha identificado una cepa muy virulenta también llamada Calicivirus felino virulento. Esta cepa provoca una inflamación de la cara y las patas asociadas a un rápido deterioro de todo el organismo que desemboca en la muerte en hasta un 60 % de los casos.

El Calicivirus Felino Virulento produce:

Ictericia (mucosas e incluso piel amarillentas por el acumulo de bilirrubina).

Edema subcutáneo (hinchazón), sobretodo en extremidades y cara.

También alopecia (falta de pelo).

Costras y ulceración de nariz, labios, orejas, almohadillas plantares y extremidades.

Gingivoestomatitis crónica.

Gingivitis, estomatitis, faucitis, glositis, artritis crónica, fallo multiorgánico, edemas en cabeza, dermatosis ulcerativa e ictericia.

Esto provoca muerte en un 80% de los casos.

Se considera que la cepa vacuna se activa en estos casos y es capaz de producir la enfermedad. La poli artritis por calicivirus también puede aparecer en la forma crónica de la enfermedad.

En cualquiera de las manifestaciones del FCV agudo hay una recuperación completa entre las 2 y 3 semanas tras la aparición de los síntomas, con lo cual se eliminará el virus. Sin embargo, si la reacción del sistema inmune del afectado no es adecuada, este pasará al estado de portador crónico y de esta manera eliminará el virus durante mucho tiempo, a veces de por vida. Además, algunos gatos padecerán alguna de las formas crónicas de calicivirus que han sido descritas.

La manera más común de diagnosticar la infección por FCV es basándose en el cuadro clínico (fiebre, conjuntivitis, anorexia y ulceraciones orales.). Sien embargo, cuadno nos enfrentamos a un gato con síntomas menos frecuentes que no responde al tratamiento convencional, o a un colectivo donde hay que confirmar la presencia o no de FCV, tendremos que utilizar metodos de diagnostico avanzado. 

TRATAMIENTO.

Los gatos con infección aguda por FCV suelen llegar a nuestras consultas con deshidratación por falta de nutrición adecuada consecuencia de la fiebre, el malestar general, las secreciones nasales y las úlceras orales. Por ello, un tratamiento incial a base de fluido terapia, es primordial para evitar complicaciones subsiguientes. La elección del fluido dependerá de los niveles de potasio, que suele bajar en gatos anoréxicos.

Las úlceras orales son muy dolorosas, e impiden por sí solas que el animal coma. Un buen manejo de dolor con Aines (antiinflamatorio) o anagésicos diariamente o cada 2 días hasta que el gatomuestre recuperación) y corticoides. Los resultados no parecen ser aún demasiado alentadores.

En el caso de las infecciones crónicas por FCV, al tratarse de la consecuencia de una mala respuesta inmune del organismo frente al virus, los inmunopresores juegan un papel importante en el control de la enfermedad.

La artritis por inmunocomplejos responde adecuadamente a los corticoides, la ciclosporina A o las sales de oro.

Desgraciadamente, las recidivas son frecuentes, y muchas veces el tratamiento inmunosupresor crónico es necesario, con los consiguientes efectos secundarios. En el caso de la Gingivoestomatitis crónica por FCV, un tratamiento odontológico a base de limpieza de boca y extracciones dentarias múltiples es fundamental para que mejorela respuesta posterior al tratamiento.

Para prevenir se recomienda a TODOS los GATOS. El protocolo de vacunación más aceptado en una primo de vacunación con 2 dosis a las 8 y 12 semanas de vida. En situaciones de alto riesgo se recomienda una tercera dosis a las 16 semanas. La frecuencia de la vacunación de recuerdo varia según los riesgos de contagio de cada individuo. En general los gatos que viven en colectividades, acuden a residencias o exposiciones felinas, o simplemente viven en semilibertad , se debería de poner la vacunación anual frente a esta enfermedad.

Entonces seía recomendable que todas las mamás y los papás de gatos, gatas y gatitos empiecen a prevenir y a cuidar mucho más a sus tesoritos felinos. Un saludo!




Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Las cookies recogen información web para ofrecerte una mejor experiencia online. En Mis Mascotas utilizamos cookies, si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies OK Más información