Mascotaclic.com

Gestación De La Perra

GESTACIÓN EN LA PERRA

Popularmente se dice que la gestación de la perra dura dos meses, y es normal que los dueños se angustien cuando ellos creen que la perra ha cumplido la fecha y todavía no está de parto.

La gestación dura entre 64 y 66 días de promedio a partir del pico preovulatorio de LH. Además la perra no parirá hasta que se encuentre cómoda y tranquila, lo que suele suceder a lo largo de la noche. Si hay muchos observadores, se sentirá cohibida y retrasará el parto. Todos estos factores dotan al momento del parto de una amplia variabilidad, que puede oscilar entre los 56 y los 72 días contados a partir del momento de la monta.

Los signos clínicos de gestación incluyen un aumento de peso corporal, distensión abdominal, incremento del consumo de alimentos, descarga vaginal, desarrollo de las glándulas mamarias, particularmente 40 días a partir del apareamiento, con producción de leche a partir del día 55.

La ingesta alimentaria, de hecho, se suele incrementar a partir del día 30, hasta llegar al doble de la normal. Posteriormente se incrementan las necesidades de carbohidratos  y de proteínas. Hay que tener en cuenta las necesidades de la gestación, para lo que se puede encontrar alimentos en nuestra tienda con la formulación adecuada. Será una dieta con una cantidad adecuada de vitaminas y minerales por lo que no debe ser suplementada con calcio, según las creencias populares. Si el alimento está bien formulado, no requerirá suplementos y su administración indebida puede llegar a ser perjudicial. También debe recordarse que la perra deberá realizar ejercicio moderado durante toda la gestación, a ser posible 3 paseos diarios de un mínimo de 15 minutos cada uno.

Respecto a las desparasitaciones, se pueden proceder durante la gestación de la manera habitual.

EL PARTO

Una o dos semanas antes del parto, la madre va a crear un nido, dependiendo del material disponible. Para ello va a buscar una ubicación limpia, recogida y cálida. En ese lugar podemos facilitar una buena cama, para que quepan la madre y los cachorros. Esa localización no debe alterarse, ya que está formando el calostro, que es la primera leche, con alto contenido en anticuerpos, especializados en la flora de ese microclima. Éstos son las defensas necesarias para la supervivencia de los cachorros, ya que cuando nacen están inmunológicamente inmaduros. Necesitan de esas defensas, ya que son muy vulnerables, y deben ser de la zona exacta de donde van a nacer, por lo que no se debe cambiar a la madre de ubicación.

Suelen agradecer un nido con techo para sentirse más resguardados, y protegidos de las miradas curiosas, que pueden llegar a resultarle muy molestas.                        La temperatura ideal va a ser un problema, ya que la madre no tolera bien temperaturas superiores a los 25ºC, pero los cachorros deberían estar a más de 28ºC, por lo que una solución interesante seria instalar unos focos infrarrojos, que otorgan un calor localizado, donde se localizarán los cachorros sin calentar en exceso el resto de la estancia.

PERÍODO DE PARTO

La perra se mostrará inquieta debida a las contracciones, y los cambios que está sufriendo su cuerpo para facilitarle el parto.

A partir del inicio de las contracciones, puede pasar un lapso de tiempo de entre 10 y 30 minutos, pero nunca puede ir más allá de la hora de duración. Normalmente las hembras se encuentran tumbadas durante el parto, aunque en algunas ocasiones se mantienen de pie. Unos 20 minutos después del alumbramiento del feto, tendrá lugar la expulsión de la placenta.

A medida que van naciendo los cachorros, la madre los lame enérgicamente para eliminar las membranas de la gestación y estimular su respiración. En caso de que ella no lo haga, lo tomaremos por las extremidades posteriores y le daremos unas sacudidas cuidadosas pero enérgicas, de forma que podamos despojar sus pulmones de líquido amniótico y pueda realizar así sus primeras respiraciones. Otra cosa que suele realizar la madre es la sección del cordón umbilical y la ingesta de la placenta (lo que luego le producirá unas defecaciones de color rojo oscuro).

Los cachorros han de permanecer junto a la madre durante el resto del parto ya que, en caso contrario, la hembra se puede distraer y se inhibe la continuación del parto.

 


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Las cookies recogen información web para ofrecerte una mejor experiencia online. En Mis Mascotas utilizamos cookies, si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en nuestra política de cookies OK Más información